La etiquete eco-ilógica

Dicen que cuando el diablo está ocioso, con el rabo mata moscas… Pues algo así debe estar pasando en la Dirección General de Tráfico.
Cuando pensábamos que ya no se podía oprimir más al conductor nos iluminan con una serie de etiquetas “ecológicas” para clasificar a los vehículos y, en un futuro no muy lejano, limitar su uso.
En esta nueva regulación se proyecta el uso de cuatro distintivos:
– Etiqueta AZUL: servirá para distinguir a los vehículos electricos, eléctricos de autonómia extendida (vamos, con motor térmico) o híbridos enchufables con automía superior a los 40km en modo eléctrico. Suena muy bien y este argumento es difícilmente discutible. Realmente, si nos hemos tenido que creer que un Volkswagen Passat GTE es capaz de circular 50km en modo eléctrico y que tiene un consumo medio homologado de tan sólo 1’7 l/100km… nos lo podemos seguir creyento todo.
– Etiqueta VERDE AZUL: Esta etiqueta, un poco en tierra de nadie, la usaran aquellos vehículos con mecánicas hibridas con autonomía inferior a los 40km o vehículos alimentados por gas natural o gas licuado de petróleo. Dicho de otra forma, un Cadillac Escalade 6.0 Hybrid tendría esta etiqueta a pesar de homologar un consumo medio de 11’1 l/100km y tener unas emisiones de 264 gr/km de CO2, pero nunca se la darían a un Smart Fortwo a pesar de homologar un consumo de 4’1 l/100km y unas emisiones de tan sólo 93 gr/km.
– Etiqueta VERDE: aquí ya empezamos con disparidades. En un apartado se puede leer que incluye a todos los vehículos de gasolina que cumplan la normativa Euro4, Euro5, Euro6 y los diésel Euro6. El problema es que luego hace una pequeña aclaración y especifica que se corresponde con vehículos de gasolina matriculados a partir de 2006 o vehículos diésel matriculados a partir de 2014. Dicho de otra forma, un Fiat Punto M-Jet del año 2007 con 119gr/km de emsiones de CO2 queda fuera, pero un Porsche Cayenne Diésel con unas emisiones de 209 gr/km es eco-friendy…
 
– Etiqueta AMARILLA: reservada para los vehículos gasolina Euro3 y diésel Euro4 y Euro5. Más adelante se explica que es para los gasolinas vendidos después del año 2000 o diésel vendidos depués del año 2006. Dicho de otra forma, los 40’4 l/100km en recorrido urbano homologados para un Bugatti Veyron (sí he puesto cuarenta como cuatro) son infinitamente más amigables que aquellas personas que aún se pasean por las ciudades con un turismo del tipo de un Peugeot 205…
Si no habéis entedido nada no os preocupéis: yo tampoco. Lo que sí tengo claro es que estas pegatinas son el inicio de las limitaciones a la “libre” circulación…
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s