Disuadir vs robar

En los últimos tiempos, los conductores estamos atónitos ante la gran cantidad de medidas “disuasorias” que tanto desde los ayuntamientos como desde el (des)gobierno central oímos con el fin de “disuadir” del uso del vehículo privado a favor de unos servicios públicos que en la mayor parte de las ocasiones son malos, lentos, poco eficaces, altamente deficitarios y que en las grandes ciudades suelen sufrir constantes averías e infinitos retrasos y eso por no hablar de los horarios o itinerarios que sólo quedan bonitos dibujados en un plano pero que de cara al usuario son más bien poco prácticos.

En mi caso particular, he mirado miles de posibles combinaciones para poder ir a mi trabajo en servicio público y en todos los casos me resulta mucho más caro, incómodo y lento que usar el vehículo particular.

Un ejemplo muy gráfico de cómo los políticos (no) se preocupan por los ciudadanos lo tenemos en la nueva red ortogonal de los autobuses urbanos de la ciudad de Barcelona y que demuestra como la clase política cree que los ciudadanos tenemos la misma mente cuadriculada que las nuevas rutas de autobús. No dudo en absoluto que esta nueva red ortogonal esté pensada en el ciudadano, pero tengo mis dudas si es en su movilidad, en su tiempo o en su monedero.

Voy a dejar de lado lo que ingresan las diversas administraciones públicas por el uso del coche porque es un tema que ya traté en este blog, sino que en esta ocasión centraré la entrada en lo que significa moverse por una ciudad con las nuevas medidas disuasorias.

En primer lugar, la gran mayoría de los atascos que se producen en las ciudades son debidos a la pésima gestión del ayuntamiento, a su falta de previsión y a la mala distribución de las principales líneas de comunicación. No sé como será de fácil o difícil el llevarlo a la práctica, pero si desde un ayuntamiento se observa que a determinada hora hay un flujo importante de conductores que circulan desde un punto A a otro punto B, y que este flujo se repite cada día laboral durante años y años… no se podría reforzar la comunicación con más autobuses o más trenes??? Pues no, en su lugar los sufridos conductores tenemos que aguantar horas y horas de atasco cada día.

Llegados a este punto no podemos olvidar que los conductores también somos muy propensos a desviar la atención de la calzada. De esta forma es justo reconocer que el WhatsApp, el maquillaje y el urgar en la nariz en busca del no sé qué también ralentiza mucho el tráfico en las grandes ciudades.

En cualquier caso, qué medidas son las proponen los ayuntamientos para que los particulares usemos más el servicio público???

Para empezar, lo más alarmante es la eliminación de los aparcamientos de superficie a favor de aparcamientos privados con unas tarifas alarmantes que no se pueden catalogar de robo en el sentido estricto de la palabra, pero que andan cerca. Por otro lado, los pocos aparcamientos que hay en superficie suelen tener unos precios que en las grandes ciudades rozan también la usura. Qué prestación tenemos los que pagamos la zona azul??? No quisiera equivocarme, pero creo que NADA.

Llegados a este punto quiero dejar bien claro que yo soy el primero que para moverme por la ciudad prefiero el servicio público, normalmente metro, al vehículo particular y que en ocasiones también prefiero el tren de alta velocidad al vehículo privado en viajes algo más largos, pero qué pasa cuando realmente necesito y/o quiero usar mi coche privado???

Yo creo que lo primero que habría que hacer sería eliminar el coche y el chófer a todos los políticos que abogan por el servicio público, que está muy bien hacerse una mísera foto en el metro con los ciudadanos y que luego los periódicos afines utilicen la misma foto durante toda la candidatura.

A los políticos les diría que si yo tuviera chófer y un coche de clase alta a mi disposición, si pudiera ir a trabajar el día que quisiera y a la hora que me apeteciera, si cortasen el tráfico para que yo pasase o si pudiera dejar mi coche aparcado en cualquier esquina me quejaría menos. Si no tuviera que pagar seguro o impuesto municipal por cada coche que tengo a pesar de que sólo puedo usar de uno en uno no protestaría. Y si no abusasen de mi cuenta corriente cada vez que resposto o cada vez que dejo el coche aparcado estaría mucho más de acuerdo con sus políticas disuasorias. Yo no tengo chófer, los coches que tengo los he comprado con los ahorros que los impuestos me permiten tener, me paso mucho tiempo atrapado en atascos o buscando aparcamiento, y cuando encuentro donde dejar el coche tengo que aguantar mientras me crujen la cartera…

A ver señores políticos, si ustedes no se solidarizan con nosotros por qué nos pedís que nos solidaricemos con vosotros, que apoyemos vuestras medidas o que colaboremos con vuestras propuestas??? Y por favor, por favor, por favor, revisar lo que significa “disuadir”, no vaya a ser que lo estéis usando incorrectamente… Sólo os digo, señores políticos, que vuestras campañas disuasorias me recuerdan un montón las campañas de “sensibilización” de la dirección general de tráfico (otro organismo fuertemente politizado).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s