Ola de calor polar

Con más de la mitad del país en alerta por las altas temperaturas, los españoles nos encontramos a la espera de que llegue la tercera ola de calor consecutiva en lo que llevamos de verano. Esto hace duro por no decir imposible hacer un viaje en coche que no esté equipado con un buen equipo de aire acondicionado.

Hace años los que sí contábamos con aire acondicionado en nuestros coches teníamos que lidiar con el típico que te pedía que no se le pusieras porque el aire acondicionado era perjudicial para su salud. Ahora que este equipamiento forma parte de la vida de la gran mayoría de los españoles nos encontramos con otro problema: la temperatura.

Vamos a partir del hecho de en MI coche y con MI climatizador elijo yo MI temperatura. Con este pequeño matiz me ahorro la mitad de las discusiones derivadas del uso de este cómodo elemento. Considero que en la ciudad de Barcelona hay una buena red de servicios púbicos para que aquellos que se sientan incómodos no se vean “obligados” a sufrir la incomodidad de viajar conmigo. Pero qué pasa cuándo soy yo el copiloto??? Pues hay varias conductas que me ponen especialmente de los nervios….

Por un lado puedo hablar de esos “espabilados” que conectan el aire acondicionado a toda potencia y cuando el coche ya está fresquito apagan el compresor por que consume combustible.

Esta clase de miserable que todos tenemos a nuestro alrededor es el causante de gran parte de dolores de garganta que los españoles solemos tener en plena época estival. No logro entender como una persona tan preocupada por el consumo no logra llegar a entender que se consume más encendiendo y apagando el compresor que buscando una temperatura agradable y dejar al compresor que funcione a una velocidad intermedia.

De esta gente que va jugando con el aire acondicionado puedo hacer una subdivisión igualmente especial y es que hay quienes van alternado el aire acondicionado con las ventanillas. Reconozco que yo puedo llegar a ser un poco maniático y que odio circular a alta velocidad con las ventanillas abiertas aunque sea un poquito, pero es que además de comprometer la estabilidad del vehículo se pone en juego la salud de nuestras vías respiratorias. No me parece que sea tan difícil entender que para nuestro bienestar y tranquilidad la unión del aire frío con la corriente de aire caliente que llega del exterior no es nada buena. Además hay que sumar los molestos ruidos del tráfico.

Como era de esperar, no puedo dejar de opinar sobre aquellos usuarios que sólo entienden usar el aire acondicionado si es para iniciar en el habitáculo sus coches la quinta glaciación. No es ni por ecología no por ahorro, pero con las temperaturas estivales que tenemos ahora en todo el país llevar el interior del coche a menos de 20ºC son ganas de pasar frío.

La temperatura ideal para el interior del coche es algo subjetivo y no se puede hablar de valores objetivos de comodidad. En cualquier caso hay una regla de oro que nos ayudará a economizar combustible, a disfrutar de unos viajes agradables y a no comprometer en absoluto nuestra salud: debemos procurar buscar siempre la mínima diferencia con el exterior en la que nos encontremos a gusto. Por qué no lo pruebas???
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s