Un punto y a parte

Cuando nací allá por 1976 uno de los coches que había en mi casa era un Seat 124 que mi padre jubiló en julio de 1980. A pesar de esto, hay dos recuerdos que tengo muy claros de este coche. Uno era el accionar la manilla para entrar en el coche y otro era el de abrir las ventanillas de custodia y no poder cerrarlas. No recuerdo nada más de este coche. Sé que era blanco y sé la matricula, pero no porque tenga un recuerdo sino por cosas que ido escuchando hablar en mi casa cuando era pequeño.

El “124” marcó un punto y a parte en la producción de vehículos europeos que durante años habían intentado imitar las estéticas americanas. El “124” intentó reproducir el éxito del “600” pero en formato de berlina media. Eso quiere decir que debía ser una berlina que estuviera al alcance de la nueva clase media europea lo que por otro lado convirtió a este coche en un estandarte de la austeridad constructiva: no faltaba nada pero no nos engañemos, tampoco iba sobrado de nada…

El 124 se fabricó principalmente como Fiat, como Seat y como Lada, pero aún 50 años después de su lanzamiento y con diversas modificaciones, se sigue fabricando en Rusia y en Egipto.

En el marco de la colaboración de Nunca sin mi coche con Motorgiga he redactado una breve historia del Fiat 124 que seguro te sorprenderá…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s