El último que pague la ronda!!!

Qué es eso de que en caso de siniestro en cadena paga el último??? No es falso del todo, pero a juzgar por la soberbia de quien lo afirma de forma tajante, conviene aclararlo en plan gallego: Puede que sí, puede que no!!!

Cuando uno se ve involucrado en un accidente en cadena, tan de moda este verano en las carreteras españolas, conviene dejar claro que la culpabilidad hace años que dejó de estar soltera y que depende de como haya ido la “fiesta” se ha casado con uno o con otro para toda la vida.

A la hora de buscar culpables en caso de accidentes múltiples, lo primero que hay de que dejar de lado es a los fenómenos atmosféricos, algo que en la prensa escrita de este país también se ha puesto muy de moda este verano, y hacerse una pregunta clara y concisa: en el momento del siniestro, que vehículos estaban parados y que vehículos no lo estaban. La ventaja de hacerse esta pregunta es sencilla: sólo admite dos respuestas que además son excluyentes entre sí. El coche “A” estaba o bien en movimiento o bien parado, pero no las dos cosas a la vez.

Y por qué de la importancia de esta pregunta??? Pues muy sencillo: en un siniestro en cadena determina nuestra culpabilidad nuestra respecto al coche precedente siempre y cuando éste no estuviera en una situación “extraña” como puede ser aparcado en medio de la vía sin ningún tipo de señalización de peligro o dando marcha atrás, por citar dos ejemplos.

Voy a explicarlo con un ejemplo de un choque en cadena entre tres vehículos ,A, B y C, en el que nosotros seremos el coche “B”. El ejemplo será sencillo y extensible a cualquier tipo de ejemplo con independencia del número de vehículos.

Supongamos que vamos circulando con nuestro coche “B” y en un punto de la carretera nos encontramos con el coche “A” parado por causas de tráfico como puede ser un atasco. A los pocos segundos un tercer coche “C” impacta con nuestros coche “B” que se desplaza y golpea al coche “A”. 

Quién paga??? Pues será el seguro del coche “C” el que deba hacerse cargo de la reparación de los daños causados en los coches “A” y “B”.

Y aquí os presento el ÚNICO caso en el paga el último. En el resto de los casos cada impacto debe tratarse como un siniestro independiente. La razón es muy sencilla y viene recogida en el múltiples artículos del Código de Circulación. Si en una situación de circulación densa nos vemos implicados en una colisión múltiple lo primero que debemos pararnos a pensar es  a analizar si nosotros circulábamos manteniendo una mínima distancia de seguridad. Esta pregunta también tiene una respuesta muy sencilla: si hemos llegado a colisionar es que no manteníamos la distancia de seguridad mínima requerida por el conjunto de condicionantes del momento.

Y con esto ya puedo dejar por aclarado uno de los grandes misterios de la humanidad…
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s