Disparidad de opiniones

Por qué últimamente la mayor parte de redactores del mundo motor apelan a “ese toque deportivo” en todos los coches que pasan por sus manos??? Es más, qué es “ese toque deportivo”???

Antes de opinar prefiero ir al infalible diccionario de la lengua española para descubrir que según los que más saben del idioma un coche deportivo es:

“Automóvil, generalmente de pequeño tamaño y dos plazas, diseñado para que alcance grandes velocidades y sea fácil de maniobrar”

Vale, de lengua española saben mucho pero de coches se han quedado cortitos… o quizás no, quién sabe? El caso es que si aplicamos esta definición en de la RAE en buscador de coches de MotorGiga descubrimos que en España aplicamos el termino deportividad de forma errónea a la hora de hablar de coches con un cierto nivel de prestaciones (o de pretensiones).

Como ya he comentado en varías ocasiones, el primer coche que pude conducir fuera del clasicismo automovilístico familiar fue un Jaguar XJ 220 en octubre de 1993 (no hagáis números: aún no tenía carné de conducir). Hoy en día aún recuerdo ese momento y sigo pensando en este coche como un gran deportivo, pero claro, con 4,93 metros de largo y 2,22 metros de ancho no puede ser considerado ni pequeño ni manejable…

Después de esta tremenda desilusión con uno de los Jaguar más exóticos jamas fabricados vuelvo a las listas comerciales que ofrecen las marcas y voy buscando poco a poco un coche pequeño, de dos plazas, veloz y fácil de maniobrar… y de forma automática llego a mi querido Smart Fortwo y en especial a su versión Brabus…

El Smart Fortwo Brabus tiene una longitud total de 2,7 metros, tiene sólo dos plazas y es fácil de maniobrar, pero tiene la velocidad máxima limitada a 155 km/h.

Vale que el concepto de “grandes velocidades” puede tener una amplitud enorme en cuanto a opiniones, pero 155 km/h no es como para celebrar nada. De hecho, un Tata Vista con motor de 75 cv alcanza los 170km/h y a nadie se le ocurre considerarlo como deportivo (creo). Vamos, que me acabo de llevar otra decepción con la deportividad del Smart Fortwo Brabus.

Después de descubrir que el ni el Jaguar XJ 220 ni el Smart Fortwo Brabus pueden ser considerados como deportivos me veo en la obligación de acudir  a la publicidad para poder entender lo que es la deportividad y no se me puede venir a la cabeza otra cosa que el Fiat Cinquecento Sporting (se me vienen muchos, pero prefiero hablar de un coche que me guste).

El Fiat Cinquecento Sporting era un vehículo de tamaño reducido. El interior contaba con cuatro plazas pero si regulábamos el asiento delantero para un conductor de mi altura se anulaba totalmente el espacio para las piernas traseras, por lo que su capacidad queda reducida a dos plazas, con trampa, pero dos plazas.

Las dimensiones exteriores del Fiat Cinquecento garantizaban la máxima maniobrabilidad en ciudad pero, una vez más, con una velocidad máxima de 150km/h no vamos a llamar a casa a contarlo. Además, había otro modelo que tenía las mismas características técnicas llamado Suite que sin embargo no era un modelo deportivo. Quizás sea que la deportividad habrá que buscarla en una estética “agresiva”…

Aunque los que vivimos cerca de un centro Norauto hemos visto todo tipo de estéticas “agresivas”, sobre todo con las retinas, me vienen a la cabeza los exagerados paquetes AMG que Mercedes ha comenzado a montar en sus modelos.

Según se puede ver en la foto, el paquete deportivo AMG queda muy bonito sobre el nuevo Mercedes clase A, verdad?

Y si ahora digo que el Mercedes A160 CDI dotado de este paquete deportivo AMG sigue manteniendo sus 90cv y sigue necesitando casi 14″ para acelerar de 0 a 100km/h??? El más popular A180 CDI sólo rebaja esta cifra de aceleración en dos segundos, así que tampoco debemos temer por nuestros peinados. Además, tal como ya he comentado en numerosas ocasiones la deportividad no puede ir nunca ligada a una mecánica de gasóleo. Sé que los tiempos cambian pero yo sigo igual de testarudo al respecto.

Vistos esto, sólo me queda pensar en vehículos como el Alfa Romeo 4C, el Jaguar F-Type o el Porsche Cayman como ejemplos de auténticos deportivos. Estos coches son pequeños, manejables, tienen dos plazas y están diseñados para correr. Además son bonitos.

El problema de estos coches es que no están diseñados ni para la gran mayoría de los bolsillos de los españoles ni para aquellos que tenemos una cierta altura y/o diámetro abdominal que voy a omitir por pudor. En cualquier caso no me debo preocupar porque llegado a este punto siempre encontraré al que me diga que la deportividad es una cuestión de “sensaciones”.

Sensaciones??? A ver… aclarando que desde que probé el champú Herbal Essences soy bastante crítico con eso de las “sensaciones”, que se supone que debo sentir? cómo sé que estoy disfrutando de la deportividad?

Mucha gente liga la deportividad a la velocidad y yo, que todo lo tengo que probar antes de opinar, no tuve más remedio que experimentar por mi mismo lo que se siente al circular rápido.

Entré en Alemania desde Suiza por la A5-E35 al volante de un BMW 5 F10 y aceleré hasta los 225km/h. Mientras conducía a esa velocidad iba pensando en que clase de sentimientos rondaban mi cabeza… decepción, absoluta decepción. Bueno, decepción y un enorme respeto y reconocimiento hacia los ingenieros de BMW porque a 225km/h no había nada que perturbase la marcha, absolutamente nada. Los que durante años hemos disfrutado de la compañía de un Smart W450 sabemos que hay que prestar más atención al volante de este pequeño utilitario a 80km/h que en un BMW F10 a 225km/h.

En mi búsqueda por conocer primero y disfrutar después de la deportividad me aconsejan una carretera de curvas que se puedan entrelazar a alta velocidad, sintiendo como el motor sube de vueltas constantemente y cómo el aire me da en la cara y sobre todo, muy  importante, en un coche con cambio manual. Qué mejor forma pues que hacerlo con un descapotable, no???

En mi último viaje a Asturias decidí recorrer la parte alta del valle del Nalón con un coche capaz de acelerar rápidamente y de hacerme sentir el aire en la cara y le pedí a mi hermano su Fiat Barchetta. Después de una obligada parada gastronómica en el Restaurante Canzana, me puse a meditar en alto con mi acompañante y llegué a la conclusión de mi última experiencia con la deportividad había sido meterme en una carretera con curvas (AS17) para acelerar como si no hubiera mañana, para ir adelantando como si me persiguieran, para malgastar medio depósito de combustible, para llenar el coche de mosquitos y para presentarme en casa con los pelos como si me hubiera peleado con medio pueblo!!! Extraña experiencia deportiva…

Sin ganas de desaprovechar el poco tiempo que paso en Asturias con mi familia decidí darle una última oportunidad a la deportividad pero intentando no “malgastar” el combustible ni despeinarme en exceso. En este caso la solución vino de la mano de un Alfa Romeo 159 2.4 JTDm con 210cv.

La incorporación en Langreo a la AS1 en dirección a Gijón fue espectacular. El rendimiento de este motor de cinco cilindros esta fuera de toda duda y el sonido que desprende la mecánica diésel del Alfa 159 2.4 JTDm no molesta ni desentona en el habitáculo en ningún momento. Llegar al tunel de la Zorera a 120km/h partiendo de casi parado no es algo que esté al alcance de muchos coches, como por ejemplo el Audi A4 2.0 TDI que intentó seguir mi estela. En cualquier caso, qué sentí? Pues no lo sé… Lo que sí tengo claro es que nada diferente a cualquiera de los miles de ocasiones en las que habré ido con algún hermano al centro comercial…

Comentando mis andazas con un amigo aficionado al mundo del motor me comentó que la deportividad simplemente era ese momento en el, al volante, se nos escapaba una tímida sonrisa… Si esto es así, quizás deba felicitar a Eva Hache por tantos momentos deportivos como me ha dado…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s