A la vejez… ¿viruelas?

Los propietarios de vehículos con más de diez años recibieron a finales del año pasado una circular de la DGT en la que se informaba de los riesgos que conlleva conducir un coche “viejo” (no usaban este término, pero se adivinaba).

Esta absoluta falta de vergüenza y de solidaridad social no tenía como objetivo fomentar la venta de vehículos nuevos sino que, según Tráfico,  se trataba de una carta meramente informativa para recordar al titular del vehículo quién es el titular del vehículo (¿¿¿???), cuál era su coche (¿¿¿???), si había pasado la ITV y algún dato más. En que carta que firmaba la propia directora de la DGT María Seguí se podían leer iluminaciones como que el riesgo de fallecer en un vehículo de más de diez años es superior a hacerlo en uno nuevo e invitaba a beneficiarse de los planes de ayuda para la renovación del parque móvil.

Voy a ir por partes porque es que hay cosas que no tienen por dónde cogerse…

Lo primero que me llama la atención es que manden una carta al titular de un vehículo para recordarle que él es el titular del vehículo. Partiendo del hecho de que las direcciones las habrán cogido del censo de vehículos matriculados me parece poco probable que alguien se haya sorprendido. Lo mismo que “recordar” al titular qué coche tiene; no hace falta saber la cilindrada del coche que tiene uno, ni los caballos, ni siquiera la fecha exacta de matriculación, pero más o menos creo que casi todos los conductores sabemos la edad aproximada de nuestros coches. De verás que hubiera sido más interesante que a partir de la fecha exacta de matriculación de nuestros vehículos nos hubieran mandado las efemérides del día, el parte meteorológico, las noticias destacadas… No sé, algo útil.

Me llama la atención que desde la DGT hayan marcado la vejez en los 10 años. ¿Por qué?. Creo que sería interesante que hicieran algún tipo de referencia al uso, al kilometraje, a los resultados de la ITV, al mantenimiento…

El último punto discutible de la misiva es la alusión que hacen a las ayudas del Gobierno para la renovación del parque móvil. ¿Ayudas? Se deben referir a los 1.000€ que aporta el gobierno que están sujetos a IRPF y que representan una mínima parte de los impuestos que debemos pagar a la hora de comprar un coche. Por ejemplo, ahora mismo podemos comprar un Fiat Panda por 5.990€ si nos acogemos al enésimo plan Prever, no? Pues vamos a dejarnos de cuentos, que el IVA de esta compra ya representan 1.040€. Dicho de otra forma, que si el Estado me da 1.000€ sujetos a IRPF y yo le doy 1.040€ en concepto de IVA, que por favor me expliquen que entienden por “ayuda del estado”.

Personalmente creo que hacen más esfuerzos las marcas que el propio Gobierno. Es más, creo que son sólo las marcas las que hacen algún tipo de ayuda y, siendo objetivos, tampoco son como para llamar a casa a contarlo. Ya sabéis todos que llevo años opinando que la mayor parte de los vehículos de marcas generalistas tienen unos precios discretamente inflados para venderlos luego con suculentas ofertas “sólo hasta fin de mes”. Seamos sensatos, hagamos memoria y pensemos si alguien ha pagado alguna vez por un Citroën el precio que aparece en una guía.

Son estos pequeños detalles los que hacen que cada día me reafirme más en la idea de que la DGT está a favor de todo de todo el mundo, excepto de los conductores.

Como era de esperar, durante el mes de enero de esta año muchas publicaciones del mundo del motor se hicieron eco de esta carta que mandó la DGT y no perdieron la oportunidad de llenar sus páginas interiores con información sobre aquellas partes del vehículo que podían sufrir más averías debido al paso de los años. Es justo reconocer que algunas publicaciones hicieron unos reportajes francamente interesantes sobre la vejez mecánica de los vehículos, con consejos prácticos, precio aproximado de las posibles reparaciones, vehículos más sensibles a unas averías que otros… En líneas generales, unos artículos bastantes buenos. Algunas revistas se atrevieron incluso con entrevistas a los presidentes de diversas asociaciones, como la asociación de fabricantes o la de concesionarios, lo que aumenta el interés de estos artículos, pero en todas he echado algo en falta: la opinión del usuario. ¿Es qué no hay asociación de conductores?

Me resulta cuanto menos simpático que gente con puestos de trabajo de difícil explicación y sueldos de difícil argumentación hablen de comprar coches como quien habla de comprar churros. De veras que lo que a mí me parece realmente difícil de entender es que toda esta gente viva en el mismo país que yo. Actualmente en España tenemos más del 25% de la población activa sin trabajo, respecto a los sueldos ya sabemos todos que dan pena, más del 20% de la población está por debajo del umbral de la pobreza y se produce un desahucio cada quince minutos… Me gustaría saber cómo quieren que los españoles cambiemos de coche o si consideran que las “ayudas” del Gobierno son suficientes.

Por otro lado, un vehículo con 10 años, si ha disfrutado de un mantenimiento correcto, es un coche que está es perfecto estado de uso. Lo que no se puede hacer es “recomendar” a todos los españoles que tengan un vehículo con matrícula anterior a E-XXXXCRC a que se vayan planteando la compra de un coche nuevo. ¿Qué va a ser lo siguiente?, ¿prohibir a los coches de más de diez años circular?


No voy a obviar a estas alturas de la película los avances realizados en materia de seguridad psicológica, activa y pasiva de los que se han beneficiado los coches, ni tampoco voy a pasar por alto la generalización de estos avances a todos los segmentos, pero sinceramente considero que el año 2013 no era el mejor momento para enviar estar cartas.

Ahora mismo yo tengo un coche que tiene casi 7 años, 120.000km y tiene elementos como los 6 airbags, control de tracción y estabilidad, ayuda al arranque en pendiente… Ya he pasado dos ITV’s sin ningún fallo ni leve ni grave, he adelantado todas las revisiones oficiales, no tiene ninguna reparación pendiente, los neumáticos están relativamente nuevos y con la presión controlada cada 15 días o antes de salir de viaje. Dicho en otras palabras, que hasta dentro unos meses no tendré que pasar la siguiente revisión de mantenimiento y espero (o rezo para) que no salgan sorpresas. Sin embargo, según la Dirección General de Tráfico, tengo que ir ahorrando para comprar un coche nuevo porque en tres años mi mascota y compañero de aventuras se convertirá en un ataúd rodante. Menos mal que están las “ayudas” del Gobierno…

Pues lo siento por Tráfico y por Hacienda, pero espero que mi coche siga conmigo durante unos cuantos años más porque está bien “de salud”, porque cubre mis necesidades… y porque le tengo cariño!!!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s