Y cuando llegamos…???

Todos sabemos lo que hay que hacer cuando arrancamos el coche para garantizar una correcta longevidad al motor de nuestro vehículo. Se arranca, se espera a que se apague la luz de la presión del aceite y se inicia la marcha de forma suave sin exigir mucho al motor hasta que éste alcance la temperatura de servicio. Este proceso es así de fácil porque yo ya doy por supuesto que todos hacemos unas mínimas revisiones que ya os describí en otra entrada de este mismo blog. Pocas cosas me retuercen más la tripas que ver cómo la gente da gas a los motores nada más arrancados para que calienten primero, con lo fácil, rápido, cómodo y económico que es iniciar la marcha suavemente para que el motor alcance su temperatura de forma progresiva y evitar daños en sus componentes.

Pero qué pasa una vez que hemos hecho un viaje largo? Se puede parar el motor nada más llegar a nuestro destino? Esto se responde con una sóla palabra… JAMÁS!!!

De la misma manera que al iniciar la marcha se deben tener en cuenta una serie de medidas de precaución, una vez llegados a destino, tras un viaje largo, se deben contemplar una serie de consejos que ahora os voy a dar y que van encaminados a proteger nuestro vehículo.

Lo primero que tenemos que hacer es buscar un lugar dónde inmovilizar nuestro vehículo lejos de la vegetación. Si buscamos la sombra de un árbol debemos tener en cuanta que hay una pequeñísima probabilidad de que cuando volvamos a dónde lo hemos aparcado siga a la sombra, aunque por culpa del movimiento de rotación terrestre, lo más seguro es que le lleve dando el sol un buen rato. Lo que si es garantizable, es que nos encontraremos el coche lleno de resinas vegetales y de excrementos de aves que, con la ayuda del calor, habrán secado lo suficiente como para complicar su limpieza. En cualquier caso, “lo más gordo” se puede limpiar con unas toallitas de bebé.

También es importante tener en cuenta que es peligroso aparcar en zonas donde la hierba o cualquier otro tipo de vegetación pueda entrar en contacto con los bajos del coche, ya que el calor que emana motor y escape pueden hacer que comience a arder dicha vegetación con lamentables resultados para nuestro vehículo, para el medio ambiente, para nuestra economía y, si hay conocidos cerca, para nuestro orgullo y vergüenza.

Así que una vez dicho esto, buscamos un sitio seguro dónde detener el coche de forma un poco más segura…

Una vez encontrado el sitio, lo primero que haremos será dejar el coche en punto muerto, al ralentí, e ir apagando progresivamente todos los equipos eléctricos del coche. Importante apagar el compresor del aíre acondicionado (pero no el ventilador) para evitar que pueda quedar algo de humedad tanto en el compresor como en los conductos de ventilación, que con el tiempo darán lugar a malos olores o a la aparición de hongos y bacterias. Luego apagamos la radio, las luces, el navegador,…

Pasados un par de minutos ya podemos apagar el ventilador del habitáculo y el motor (sólo en vehículos atmosféricos), vigilando siempre que el electroventilador esté parado. Si nuestro vehículo es sobrealimentado, ya sea por turbo o compresor, entonces debemos tener un poco más de paciencia. A título personal, yo dejo el coche al ralentí más o menos un minuto por cada cien kilómetros recorridos, aunque también es cierto que, cuando ya queda poco para llegar a mi destino, conduzco de forma mucho más suave, sobre todo si mi destino final es en zona urbana, teniendo en cuenta de forma aproximada el tiempo que he estado parado en semáforos o en atascos. En ocasiones, cuando ya me quedan menos de cinco o diez minutos para llegar a mi destino, incluso apago el compresor del aire acondicionado.

Llegados a este punto, conviene tener cuidado con los sistemas Star&Stop de muchos coches. Sé que mi opinión puede ser tachada de antiecológica, pero para viajes largos yo aconsejo desconectarlo para evitar daños en los sistemas de sobrealimentación. Sé que hay determinados fabricantes que incluyen un sistema de ventilación para evitar que el apagado del motor después de una fuerte carga de trabajo dañe los turbos, como es el caso de BMW, aunque es conveniente decir que los motores diésel 1.6 HDi de Peugeot y Citroën son los mismos que equipa el Mini y el BMW 1 y sin embargo el fabricante francés no dice nada de este sistema y recomienda la ventilación al ralentí (¿¿¿???). Por otro lado hay motores como el BiTurbo que equipan los Lancia Delta y los Opel Astra e Insignia, en los que aún no sé porqué razón, el fabricante repite una y otra vez que no es necesario dejarlos al ralentí después de un viaje. Yo por si acaso, recomiendo siempre la precaución frente a la fe ciega en la tecnología, máxime si no entiendo o comparto dicho adelante técnico.

Otro detalle tonto, pero que yo siempre hago; una vez que el que coche esté totalmente descargado, me parece importante liberar el freno de mano y poner punto puerto (siempre con el freno de pie apretado, eh???) aunque sea un sólo segundo, para liberar tanto al cambio como a las pinzas de freno trasero de la tensión que les supone el alzamiento que se produce en la carrocería del vehículo una vez éste se descarga, sobre todo en los que no tienen regulación de altura automática en el eje trasero.

Si hemos seguido todos esos pasos, ya podemos dejar el coche estacionado y marchar tranquilos con la seguridad de que hemos hecho todo lo correcto para garantizar la longevidad del vehículo. Si no lo hemos hecho, procuraremos no enfadarnos cuando el coche comience a soltar carbonilla por el escape, cuando el turbo empiece a fallar o cuando la pintura de nuestro coche ya no luzca tan bonita…

Por último, si hemos tenido la precaución de inflar los neumáticos de nuestro coche de acuerdo con las cifras recomendadas por el fabricante para casos de carga y, una vez en destino, vamos a estar varios días, sería importante volver a revisar la presión de nuestros neumáticos para ajustarla a las necesidades reales y evitar así desgastes prematuros o irregulares. Si vamos a estar un par de días y vamos a volver igual de cargados que hemos ido, no merece la pena tocarlos.

Esto son sólo unos consejos que os doy; seguirlos o no ya es cosa vuestra.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s