Soy un macarra, soy un hortera, voy a toda —— por la carretera

Esta mañana me levanté con un artículo sobre las infracción más comunes que se producimos los españoles al volante. Está feo que lo diga, pero sintiéndolo mucho por la periodista, siento decir que no cometo ninguna de ellas, pero si que me doy cuenta cuando las cometen los demás… y vaya si me doy cuenta!!!

Lo más simpático es que un rato más tarde un buen amigo me mandó el enlace para que lo leyese en la página web del mismo periódico. Todo un bonito gesto, pero que me hace meditar… tan freak soy??? acabaré como Don Quijote de La Mancha??? Psé, me da igual!!!

El caso es que después de leer el artículo un par de veces, considero que la periodista se ha tomado su tiempo en detallar unas cuantas conductas que todos podemos ver cada vez que cogemos el coche, y que yo voy a pasar a describir poco a poco pero desde un punto de vista algo más ácido respecto al original que he leído y al cual le falta un cierto toque de veracidad…

En ningún caso voy a entrar a valorar la escala de percepción de riesgo que pueda tener un conductor, así que intentaré comentar las cosas con la mayor veracidad y objetividad posible que me permitan mis años de experiencia detrás del volante.

Mi primera opinión contraria aparece ya en el primer párrafo (no me queda nada…). Aquí, la periodista afirma que la mayor parte de las veces que se produce un incumplimiento de alguna norma básica de circulación es debido al “desconocimiento”… Al desconocimiento??? Al desconocimiento de qué, señorita??? Puede que suene fuerte, pero la mayor parte de las infracciones relacionadas con el código de circulación se deben al desconocimiento, eso si, pero de las normas más básicas de educación al volante y de cortesía!!! En estos tiempos que corren, que gracias a los créditos y a la segunda mano, los macarras crecen como setas, me parece poco más que delicado hablar de desconocimiento de unas normas que se estudian ya en la educación básica en cualquier colegio y para las cuales no hace falta tener carné de conducir para conocerlas, así que voy a detallarlas poco a poco…

1.- Conducir con más capas que una cebolla – Y quien dice conducir, dice ir en cualquier plaza del vehículo disfrazado de esquimal. A día de hoy, y a excepción del Renault Twizy, todos los coches que se comercializan en el mercado español llevan calefacción, tooodos, por lo que ir vestidos como lapones dentro del coche sólo sirve para impedir el correcto funcionamiento del cinturón de seguridad. Por un lado creamos un exceso de distancia entre el cinturón de seguridad y el cuerpo (que es lo que hay que salvar, no el visón). Por otro lado, en caso de necesitar una sujeción máxima, el exceso de prendas pude hacer que el cinturón de seguridad se resbale y acabe en nuestro cuello, algo que puede llegar a ser mortal.


Lógicamente, esto se aplica también a los que ponen fundas a los asientos, ya que el efecto es similar. En este caso, la sujeción que ejerce sobre nuestro cuerpo el cinturón de seguridad puede hacer que el cuerpo se resbale sobre la funda del asiento. El resultado es similar al caso anterior; el cinturón puede acabar en nuestro cuello y resultar mortal. Además, nunca he visto una funda que fuera medianamente agradable a la vista. Eso si, el premio al hortera se lo deberían repartir entre los que hacen fundas de ganchillo para los apoyacabezas y los que usan los cubreasientos de bolitas de madera!!! Mención aparte se merecen los espabilados que usan una pinza para el cinturón de seguridad, “porque me aprieta”… A ver señor delicadito, le aprieta el qué???

Luego, como en las hamburgueserías, tienes el menú completo, que ya son los que usan fundas para el asiento, ganchillo para la bandeja trasera, pinza para el cinturón y, cómo no, los tan últimamente famosos cubrecinturones!!! A esta gente, lejos de llamarles la atención por su conducta peligrosa en caso de accidente, habría que pararlos (fuera de la parte transitable del arcén), hacerles bajar del coche… y darles dos besos y un ramo de flores, porque hay que tener valor, coraje y amor propio para llevar el coche así de disfrazado con tantas cosas inútiles, horteras, de tan dudosa utilidad y que encima, en caso de que ocurra lo peor, sólo va a hacer que complicar las cosas. Yo, con 20 años, ya había perdido la cuenta de los coches distintos que había conducido y aún hoy, no recuerdo que nunca un cinturón de seguridad o una tapicería me hubieran parecido “peligrosos”.


2.- Saltarse una señal de Stop – A estas alturas de la película no nos vamos a engañar… el que se salta una señal de Stop es porque le da la gana!!! Ante una señal de Stop tenemos la obligación de detener totalmente el vehículo  y reiniciar la marcha sólo cuando estamos seguros de poder hacerlo con seguridad. Por si alguien no lo sabe, detener el vehículo es llegar a 0 km/h; todo lo que sea mayor de 0 Km/h no es detenerse, es hacer el camelo. Además, esta es la característica que distingue el Stop del Ceda el Paso. Lo siento, pero quien no sepa esta diferencia debería tener prohibido conducir ningún tipo de vehículo; es que ni el carrito del supermercado!!!

3.- Saltarse un semáforo en ámbar – Estamos ante otro caso en el que la legislación vigente es lo suficientemente clara como para no dar lugar a ni a equívocos ni a interpretaciones… ante un semáforo en ámbar hay que parar. Sólo se permite pasar cuando la detención no pueda hacerse con unos requisitos mínimos de seguridad; en el resto de los casos hay que parar por mucho que se enfade el conductor que circule detrás de nosotros. En ningún caso, en ninguno, es de recibo acelerar cuando se ve encenderse la luz ámbar, que sin embargo es lo más habitual en las ciudades españolas. Además, para qué? para llegar antes al semáforo siguiente??? para demostrar los guays que somos??? De veras, que no encuentro explicación a la necesidad de acelerar para no tener que parar en un semáforo que ya no está prohibiendo el paso.

4.- Rotondas – Sin lugar a dudas, la gran asignatura pendiente del conductor español!!! Además, es que en ellas, el conductor español no sólo saca toda su ignorancia a pasear, sino que además presume de mala su mala educación. Las rotondas, tal como explica de forma tan clara el código de circulación vigente, tienen la consideración de vías lineales, por lo que se han de cumplir las mismas obligaciones que en el resto de las vías. Esto quiere decir que para cambiar de carril hay que poner el intermitente, y cerciorarse de que el carril que pretendemos ocupar esté vacío. Se sale de la rotonda utilizando el carril Y EL INTERMITENTE de la derecha y nunca, nunca, nunca se ha de utilizar el intermitente izquierdo al circular por la glorieta a menos que vayamos a cambiar al carril izquierdo.

En las rotondas situadas fuera de poblado, como en el resto de vías interurbanas, se ha de circular por la derecha, utilizando el carril o carriles de la izquierda para el adelantamiento y utilizando los intermitentes correspondientes para el cambio de carril. Todo lo que no sea hacerlo así, es pedir a gritos la retirada del carné de conducir, y debería ser obligación  de las administración pública su retirada.

4.- Conducir sin usar el carril de la derecha – Ya he dicho varias veces lo que pensaba al respecto, y no me voy a repetir. Creo que le toca a las fuerzas del estado mover ficha…

5.- Hablar por el teléfono móvil – Estamos otra vez ante un ejemplo de normal que todo el mundo sabe pero que poca gente respeta. Es algo tremendo salir a pasear por la calle y ver conductores con el teléfono móvil en la mano, y digo tremendo porque considero que no hay conductor en el mundo que no conozca las consecuencias de hablar con el teléfono móvil al volante, y no sólo económicas, sino de falta de atención sobre la circulación.

6.- Luces – Otro apartado en el que los españoles suspendemos. Es penoso ver la gran cantidad de conductores que no usan las luces correctamente, sobre todo en vías urbanas!!! A ver… el uso único de las luces de posición está prohibido!!! No sé que interpretación le dará la gente a esta frase, pero creo que es bien clara. Desde mi punto de vista viene a decirnos que no se puede circular con las luces de posición de forma exclusiva!!! Es que de hecho, hay coches que ya no permiten su selección y en el interruptor sólo se puede elegir apagado o luz de cruce. Por otro lado, y con todo mi respeto hacia quienes confían ciegamente en los sensores de luz, recordarles que ante un túnel, la obligatoriedad de llevar las luces encendidas es desde la primera señal que  te lo indique (“obligatoriedad de luces” o simplemente “túnel”), hasta la primera señal que te permita apagarlas, algo que los sensores de luz aún no saben hacer, por lo que debemos ser nosotros quiénes lo hagamos.  De veras, que me parece otra frase lo suficientemente clara, como para no atender explicaciones de quien circula sin iluminación en tramos en los que se obliga o se supone que deberían estar encendidas.

Mención especial merece el uso de los intermitentes en nuestro querido país… Una vez hecha la maniobra, ya no hace falta que los pongas!!! El intermitente se usa, o mejor dicho, se debería usar, para señalizar al resto de usuarios sobre nuestra intención de realizar algún tipo de giro o cambio de carril con la suficiente antelación como para que ese aviso sea efectivo. Ponerlo a la vez que cambias de carril, sin importante si por él circula otro coche, al que vas a hacer frenar de forma violenta… ya no vale. Ahora, que si cuando te reprochen la acción, lejos de disculparte por tu mala educación, por tu chulería o por tu absoluta falta de respeto a las normas más básicas de conducción, aún te atreves a justificar tu acción con el típico “es qué no has visto el intermitente!!!” me parece que es, una vez más, pedir a gritos la retirada de tu carné de conducir a gritos. Estos cambios de carril “a la brava” son algo que no había visto nunca hasta que no vine a vivir a Barcelona, y de veras que a día de hoy es algo que me pone de los nervios y que cada día que pasa me invita más y más al uso del servicio púbico!!!

Sobre todos estos temas creo haber dicho ya que falta más mano dura por parte de las autoridades competentes en la vigilancia de la circulación… bueno, mano dura no, con que se pusiesen a trabajar un poquito quizás ya sería suficiente. Creo que desde hace años que se ha demostrado que el problema a todos los males de la circulación en España no es la velocidad, pero aún así siguen “plantando” las carreteras de radares. Es lógico… trabajan sólos y dejan más tiempo al agente para tomar cafés o a pasearse por las autopistas a la velocidad suficiente para que dudemos si adelantarlos o no… Bueno, en este sentido, sería bueno poder grabar algún día las estupideces que puede llegar a hacer.la gente cuando ve un coche de la DGT en la autopista!!!

Soy un exagerado??? Bueno, sólo hay que recordar que nunca pasa nada hasta que un día pasa todo. El caso es que en 2012 fallecieron en España 1.304 personas en accidentes de tráfico a los que seguro, “nunca les había pasado nada”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s