Conduciendo por el mundo

Desde muy pequeñito, siempre había oído aquello de que en Madrid se conducía fatal, y claro, yo que soy un poco ingenuo, por no decir tonto, siempre me lo creí. Total, que a uno que le gustan los retos, me saqué el carné y el segundo viaje importante fue a Madrid… y aquí estoy, vivo y entero. Cómo siempre que uno hace caso a los demás, acabamos creyéndonos una hartada de tópicos sobre dónde se conduce mejor y dónde se conduce peor. A día de hoy, tras cinco años viviendo en Barcelona, debo decir que no conozco ciudad más caótica para el tráfico que la capital catalana, y no por el caos en si que genera la circulación, sino por la actitud de los conductores.

En el barrio de El Ensanche, con su trazado cuadriculado y chaflanes en las esquinas, se puede ver de todo. A la gente no le preocupa parar en cualquier lugar, en doble fila, ocupando más de un sitio… todo vale con tal de mostrar una falta absoluta de educación hacia el prójimo. Si salimos a vías de alta capacidad, entonces vemos caravanas interminables de vehículos circulando por los carriles centrales. Qué pasa con el carril de derecho??? Considero que esta manía tan catalana de circular por el carril central es fruto de la combinación entre la mala educación de los conductores y la ineficacia de los cuerpos de seguridad. De todas formas, como ya estoy acostumbrado, me limito a circular por el carril derecho y, siempre que puedo, con el control de velocidad conectado. Si es cierto que he rebasado algún vehículo por la derecha, pero en ningún momento se puede hablar de adelantamiento, puesto que no he hecho maniobra alguna. En otro orden de cosas, cuando se circula con control de velocidad, es simpático contar las veces que se puede llegar a adelantar al mismo vehículo. Con lo fácil que es circular a una velocidad medianamente estable, no puedo entender que le pasa a la gente con el pedal del acelerador. También es muy frecuente ver por las autopistas catalanas vehículos que circulan con un más que notable exceso de velocidad y cuando se aproximan a un radar frenan de forma desproporcionada. Lo siento por ellos, pero a eso se le llama conducción peligrosa y debería ser suficiente para quitar el carné de conducir a todos esos asesinos del volante.

Lógicamente, todos estos problemas de circulación se multiplican a poco que llueva; caen tres gotas de agua (si, he dicho agua) y tanto la ciudad de Barcelona como las principales vías de acceso se convierten en una trampa.

Respecto a Francia, la primera vez que uno va, si ha hecho caso a toda la gente experta que nunca ha pisado suelo galo, entrará con la sensación de que le van a robar en los peajes. Yo que si he ido, puedo afirmar que el precio de los peajes de cruzar Francia no es más caro que ir de Barcelona a Bilbao. En este país, y según nos vamos alejando de la frontera, y por tanto baja la densidad de vehículos españoles, se puede observar que los coches circulan por el carril derecho, y que sólo cambian de carril para adelantar, pero en unas maniobras un poco forzadas y en cierta manera, sin fijarse demasiado si circula alguien por el carril izquierdo; cuando llegan muy, muy, muy cerca del vehículo que quieren adelantar, ponen el intermitente y cambian de carril.. Al principio me asusté un poco, y toqué el claxon a más de un gabacho. Luego ya se hizo más llevadero el tema.

Las autopistas francesas, sin ser para llamar a casa a contarlo, están relativamente bien, con muchos tramos limitados a 130km/h (sólo con tiempo seco) y unos trazados bastante correctos. Hay muchos carriles de vehículos lentos y en general, se circula bien y además, todo está muy bien señalizado y con suficiente antelación, ya sean salidas, obras o áreas de servicio. En este sentido, comentar que no hay muchas áreas de servicio y las que hay, o están muy bien instaladas, muy amplías y con mucha oferta hostelera… o dan asco; parece que no hay término medio.

Pero si hay algo que se le puede reprochar a los franceses cuando van circulando, es lo cerdos que son. Es realmente increíble, la gran cantidad y variedad de cosas que los franceses pueden llegar a tirar por la ventanilla del coche. No es que sea ya cuestión de las típicas colillas o de la cajetilla de tabaco, es que he visto tirar bolsas de plástico, pieles de plátano, una botella vacía de agua y hasta una lata de cerveza… y por favor, señores camioneros, no escupáis por la ventanilla, que me da un poquito de asquito ver “eso” en mi parabrisas.
En Suiza, la cosa ya cambia totalmente. Digan lo que digan los que nunca han ido, no creo que sea cuestión de la supuesta educación de los suizos, que al fin y al cabo, son menos de la mitad de la población del país (el resto son inmigrantes), sino que más bien debido a las fuertes medidas de control que hay en todas las carreteras del país, un control que realizan las fuerzas del estado, pero también la propia población. Son todos muy educados, o eso parece, pero mientras que te sonríen por haber hecho alguna barbaridad, se están quedando con tu cara y tu matrícula… (o esa percepción he tenido yo). El caso es que aunque vean un coche con matrícula española, no van a cambiar su forma de conducir ni para bien, ni para mal. Dicho de otra forma, no te van a ayudar en nada, pero tampoco te van a molestar… Eso si, uno conduce con una horrible sensación de estar vigilado.

Lo primero que hay que hacer cuando se llega a Suiza en coche es comprar la vignette pour l’autoroute, que por 40 francos suizos, nos permitirá circular por todas la autopistas del país sin limitación alguna (deberían aprender otros países). Esta viñeta se compra en cualquier frontera con personal, porque digan lo que digan, no todas las fronteras de Suiza están vigiladas. En la mayoría de ellas, los primero que te van a preguntar es “quelque chose à declarer?“, pero se dice que no (llevemos lo que llevemos, jeje) y les pides la viñeta. Se puede pagar en efectivo o con tarjeta, y en francos o en euros. Más facilidades no pueden poner, verdad???. Respecto a este país, le gente que nunca ha ido, suele afirmar que es obligatorio llevar neumáticos de invierno… en fin, nada que opinar. Lo que si es recomendable es llevar cadenas en el coche por lo que pueda pasar. También es importante recordar que la señalización de las autopistas es verde y de las vías rápidas azul, al contrario que en el resto del mundo!!!

Circulando por las ciudades suizas la cosa es más tranquila; teniendo cuidado con los millones de tranvías y trolebuses que hay, te puedes equivocar todo lo que quieras, porque siempre te perdonarán… pero si les ves la cara, verás que es un perdón de compromiso, falso, que no es de corazón… Quizás eso sólo pase con un coche matriculado fuera del país, porque circulando con un vehículo con matrícula suiza la cosa cambia y te tocan el claxon y te insultan como si fueran españoles…

Damos un salto hasta Italia y lo primero que observaremos es que las limitaciones de velocidad no las respetan ni las bicicletas. Circulando por vías rápidas es fácil circular a velocidades elevadas. También es cierto que las autopistas suelen tener unos buenos trazados, aunque como pasa con el resto del país, el mantenimiento es casi nulo. Según nos vayamos acercando a cualquier núcleo urbano importante, iremos notando una densidad de circulación cada vez más elevada, y cuando lleguemos al centro de cualquier ciudad, descubriremos lo que realmente es el caos. Ya no es cuestión de los trazados tortuosos de las calles, de los tranvías o de las calles empedradas… El respeto de los italianos a las normas de circulación es nulo. Los dos primeros días que uno conduce por una ciudad italiana no puede más sentir miedo. Incorporarse a una rotonda es una prueba de fuego casi tan intensa como el salir de la misma. El sonido del claxon es continuo, los gritos, insultos y gestos de los italianos fácilmente reconocibles. Se deja el coche aparcado en cualquier sitio, las vías amplias suelen tener uno o incluso dos carriles ocupados por coches aparcados y, si llevamos un coche medio o grande, lo mejor es evitar las calles más estrechas porque es muy probable que nos encontremos algún coche aparcado en una esquina. Todo esto a pesar de los enormes esfuerzos que hace el gobierno para evitar todo esto.

Para el caso de Portugal, se puede hacer extensivo todo lo dicho de Italia, con sus tranvías, sus calles estrechas y poco rectas, sus autopistas en la que parece no haber limitación de velocidad… pero habría que hablar del famoso “adelantamiento a la portuguesa”. Básicamente es un adelantamiento normal y corriente, pero tiene la característica de que al portugués le importa un carajo si circula alguien en frente o no. Da igual el momento, da igual el tráfico y da igual la señalización; si un portugués quiere adelantar, adelantará. Si viene alguien circulando en frente o bien se aparta al arcén o bien choca de frente, eso ya para gustos… Me parece una salvajada y un atraso, y me parece que deja bien claro la nefasta gestión que hacen las fuerzas del estado sobre este problema. Yo no puedo más que recomendar evitar las vías secundarias en este país, sobre todo de noche.

Por último, me queda Andorra, este pequeño principado del Pirineo catalán, que tiene como principal característica respecto al tráfico, que los problemas no están dentro de Andorra, sino en sus accesos, sobre todo por la parte catalana. Es una vergüenza el estado y el tráfico que soportan las carreteras N145 y N260. Además no es algo nuevo o algo estacional… todos los fines de semana hay tráfico lento. En los puentes o en épocas de esquí lo que hay son auténticas retenciones, que muchas veces son provocadas por el excesivo celo que ponen en la frontera a la hora de detener vehículos a pesar de formar parte de la UE y de la libre circulación de mercancías. Además, con los precios actuales, tampoco creo que nadie vaya a amueblar la casa a Andorra…

Viajar en coche es un placer, un poco cansado quizás, pero toda una aventura que recomiendo a todo el mundo hacer de vez en cuando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s