Ahogando al conductor

El pasado día 26 de agosto, en la entrada “Cuánto cuesta un coche?“, ya comenté la gran diferencia que hay entre el precio de un coche nuevo y el coste de mantenerlo. Había puesto el ejemplo de un coche urbano moderno, el Seat Mii, y según mis cálculos, al cabo de cuatro años y 40.000km, habíamos gastado ya 29.730,20€. Ahora, le voy a dar una vuelta de tuerca, y voy a repartir todo ese dinero entre lo que realmente es el bien o servicio  disfrutado y lo que son tasas o impuestos.

Empezando con el coche, me salía un precio final de 12.842€. En este caso, como es un coche con un motor sumamente económico, nos libramos del impuesto de matriculación, pero no de pagar el IVA (ahora el 21%) y la matriculación, que aunque es un trámite económico, en muchas ocasiones, los concesionarios se aprovechan y llegan a cobrar auténticas barbaridades. Yo no seré muy cruel, y haré mis cálculos con un coste medio de 500€. De esta forma, ya sabemos, incluso antes de sacar el coche del concesionario, que el precio real del Seat Mii tal como lo configuré es de 10.200€ y que la diferencia, 2.642€, son ya los primeros suplementos…

Con el dinero “invertido” en la financiación del coche no podemos hablar de impuestos, pero no debemos olvidar los intereses bancarios aplicados, que si bien no enriquecen al Estado, benefician a los bancos que tantas alegrías no dan últimamente. En el caso que expuse en su momento, puse el ejemplo de una entrada de 4.842€ y un crédito de 8.000€ a cuatro años por el que al final pagábamos un total de 9.285,12€, lo que representa un suplemento económico de 1.285,12€. Gracias a Dios, el tema de los seguros, por ahora, esta libre de impuestos directos, pero también es justo reconocer que ya se encargan ellos de inflar el precio de los pólizas, en ocasiones, de forma abusiva. El dinero pagado por el impuesto local repercute directamente en las arcas del Estado y en lo relativo al tema del del aparcamiento, si que volvemos a recuperar a nuestro amigo el IVA, para recordarnos sobre la base correspondiente al precio del aparcamiento, el incremento del 21% de corresponde con las bondades del sistema fiscal español, así cada mes, 123,97€ corresponden al precio del alquiler y 26,03€ se los lleva en Estado, en este caso, sólo por aparcar, igual que con la zona azul o los aparcamientos, lo que quiere decir que el Estado, en nuestros primeros cuatro años, se embolsa la nada despreciable cantidad de 1.641,13€ sólo porque paremos el coche!!! (esta apartado creo que se merece un serio debate…). Este mismo porcentaje de IVA se aplica también a las operaciones de mantenimiento del vehículo.

Mención aparte se merece el tema del combustible. En mi ejemplo había calculado un gasto medio de 900€/año, lo que equivale a 3.600€ en el periodo de cuatro años, todo ello calculado a los precios “de hoy”, que ya sabemos que los precios de los combustibles están fuera de toda ley de oferta-demanda, y se rigen más bien por una larga serie de intereses que todos ya conocemos… El caso es que con el tema del combustible tanto las petroleras como el estado hacen el negocio de su vida, y a pesar de las “recomendaciones” europeas, la relación que hay en España entre el precio de la gasolina y los salarios es insultante. Lógicamente, a los políticos  con sueldos altos y coches oficinales alimentados por combustibles que pagamos entre todos, no les importa en absoluto ni el precio por litro, ni que ahora mismo, de cada euro de gasolina sin plomo, el 48,29% sean impuestos, lo que quiere decir que de los 3.600€ de combustible, 1.738,44€ sean impuestos, en plan L’Oréal… porque yo lo valgo!!!

Al final qué tenemos??? pues que todo el dinero invertido en la compra de nuestro maravilloso Seat Mii, de los 29.730,20€ de gasto acumulado en los cuatro primeros años de vida del vehículo, que sean directamente aplicables a un bien o servicio ,son 22.080,99€. El resto, 7.649,21€, son diversos “gastos” de impuestos, tasas, intereses,…

Ahora, voy a dar mi toque diferente respecto a otros cálculos realizados por revistas o profesionales del sector. Llegados a esta punto, ya casi final, me parece justo recordar que si tenemos estos 30.000€ es porque primero hemos tenido unos ingresos brutos sobre los cuales, el estado nos ha practicado unas retenciones de Seguridad Social y de IRPF que en total pueden rondar el 20% de media. Dicho así, para tener el total líquido de 29.730,20€, tuvimos que contar primero con un bruto de 37.162,75€, lo que eleva el total de impuestos pagados a 15.081,75, lo que representa un 68,30% del valor monetario directo de los vienes y servicios que hemos asociado a este coche. Casi nada, no? Menos mal que ahora, para desahogarnos un poco, el Estado nos sorprendió con una ayuda de 2.000€ para la compra de un coche nuevo, de los que 1.000€ los da las marcas. 

Señor Rajoy: en cuatro años me va usted a costar, sólo por la compra de un Seat Mii, la friolera de 15.081,75€ en impuestos, tasas, pitos y flautas. Cree usted que por 1.000€ nos vamos a animar los españoles a comprar coches??? De los 1.000€ que deben las marcas “donar” no voy a decir nada, porque muchas veces, visitando varios concesionarios de una misma marca, o aprovechándose de ofertas puntuales, es fácil obtener esos 1.000€, o muchos más, y al final, a los compradores, nos da igual que el descuento sea de la marca o sea del concesionario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s