Y de repente, todo se para…

…y nos ponemos de jarras, nos enfadamos y en un alto porcentaje, abrimos el capó del coche.
Tenemos el coche en buen estado, periódica y correctamente revisado, hemos cuidado la colocación de la carga, y todos sus pasajeros van oportunamente sentados en sus plazas, pero, de repente, el vehículo se da cuenta de que vamos camino de Benidorm y decide pararse. Ya sea por eso que cantaba María Isabel de “antes muerto que en Benidorm, que en Benidorm…” o porque se le han cruzado un par de cables, vamos a ver que podemos hacer en estos casos.

Lo primero que hay que hacer, y que de ello depende en cierta medida nuestra integridad física, es pensar como si no fuéramos españoles, es decir, no intentaremos arrancar el coche ni haremos maniobras bruscas ni tontas, sino que cuidado y con los intermitentes, intentaremos detener el coche fuera de la parte transitable del arcén derecho, recordando que en la mayoría de los vehículos, con el motor apagado, las asistencias de los sistemas de freno y dirección desaparecen, y no por ponernos nerviosos y chillar, van a volver… Sólo conseguiremos hacer participes de nuestro histerismo al resto de ocupantes del vehículo.

Una vez hemos inmovilizado el vehículo intentaremos arrancar de nuevo el motor un par de veces, y si la cosa no responde, pues actuaremos con tranquilidad pero con mucha serenidad, ya que no podemos olvidar que estamos en una carretera por donde circulan vehículos a una velocidad que puede resultar mortal en caso de atropello.

Lo primero que haremos será ponernos el chaleco reflectante ANTES de bajarnos del coche, y ayudaremos al resto de ocupantes del vehículo a abandonarlo por la derecha, obligándoles a que abandonen la calzada y se sitúen en una zona de seguridad. En este sentido cabe recordar que en nuestros arcenes no hay ni ruinas románicas ni soleadas terrazas… normalmente están llenos de mierda, por lo que los paseos turísticos por ellos deben quedar totalmente prohibidos.

Después, y sin quitarnos el chaleco, o mandamos a la suegra o iremos a situar los triángulos de emergencia a una distancia aproximada de 50 metros tanto por delante como por detrás y por favor, 50 metros no son dos pasos, son 50 pasos laaargos!!! Muy importante, que el triángulo sea visible a una distancia de 100 metros, lo que hay que tener en cuenta en zonas de curvas o con cambios de rasante. Importante recordar también que en autovías y/o autopistas no tiene sentido ponerlo por delante, ya que si viene un kamikaze, lo que menos le va a importar es si estamos o no en el arcen.

Ahora que ya hemos hecho los deberes, ya podemos llamar a la asistencia de nuestra marca y/o seguro, que son dos números que todos deberíamos llevar grabados en nuestros móviles, y esperar, por término medio, una hora. Cuando llamemos es muy importante no perder los nervios, no insultar ni chillar a la persona que nos coge el teléfono, que normalmente no tienen ni idea de mecánica ni la culpa de nuestra avería, e intentamos dar una localización lo más exacta posible de nuestra ubicación. Si sabemos la avería que tenemos, intentaremos explicarla, y si no… nos callamos, que hay mucho listo bocazas por el mundo.

Llegados a este punto, mientras rezamos todos para que todo salga rápido y juramos por nuestros muertos (o prometemos, que hoy día…) que esto no nos va a volver a pasar me gustaría matizar unas cositas…

Por favor, si es una rueda pinchada, no os hagáis los chachis, y cambiadla sin llamar a la asistencia. Estáis haciendo el payaso, estáis quitando la posibilidad de asistencia rápida a otro conductor que puede si necesitarla, estáis haciendo el ridículo antes los ojos de los demás usuarios de la vía y, sobre todo, estaréis una hora jugando con vuestra seguridad y la de los demás, poniendo en peligro vuestra propia vida, y todo por no ensuciarnos las manos en hacer algo que se hace en cinco minutos. También os pediría que si vuestro coche es de los que no llevan rueda de repuesto, que lo tengáis en mente antes de poneros a buscarla como locos…

Por otro lado… por favor, por favor, por favor… NO ABRÁIS EL CAPÓ!!! A menos que tengáis una mínima idea de mecánica no vais a arreglar nada; me parece ridículo, estúpido y aberrante esta gente que abre el capó, se apoya en el coche, y empieza a mirar, a desenchufar cables, a pasar el trapito por encima del bloque… qué buscamos??? gallifantes???

Y por último, cuidado con confundir el ir con ropa cómoda, con el ir vestidos como pordioseros, que los españolitos también somos muy dados al dar pena conjuntado ropa y H&M y Primark tampoco ayudan mucho. Digo esto, porque con el tema de que la prostitución está prohibida y se multa, a ver si vamos a estar con la parienta esperando por la asistencia, y nos van a confundir…

Esperemos que no pase nada, y si se nos estropea el coche, que no se nos estropeen las vacaciones!!!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s